0

Veinte años después de su muerte, la sofisticación neoyorkina de Carolyn Bessette Kennedy (1966-1999) sigue inspirando el mundo de la moda. Quizá por nostalgia o por fascinación, cualquier stilysh girl desearía poseer la autenticidad y elegancia de quien fuera la publicista de Calvin Klein en su época de mayor auge.

Carolyne solía aparecer públicamente sin una gota de maquillaje y con su melena rubia regularmente suelta. Su imagen era verdaderamente envidiable: lucía como si su estilista no la hubiese tocado y aún así se veía impecable.

Colores neutros, líneas limpias y siluetas clásicas eran sus predilectas. El minimalismo en estado puro. Gracias a su look, Michel Kors definió su estilo como thorwaway chic, “relajado, casual y elegante”.

El vestido de novia que portó cuando contrajo nupcias con John F. Kennedy Jr. (septiembre, 1996) puede ser considerado la máxima expresión de su estilo. El look que utilizó hace dos décadas sigue siendo inspiración para las brides-to-be en primavera.

Diseñado por Narciso Rodríguez, bajo Cerruti, el corte sirena reivindicó la delgada silueta de Bessette-Kennedy. El escote de su espalda, los guantes en chifón, el velo en cascada, el bouquet sencillo y las sandalias Manolo Blahnik robaron protagonismo al ostentoso vestido de Lady Di con el que había contraído nupcias meses antes con el príncipe Carlos.

Carolyne sigue siendo icono de moda en nuestros días. Actualmente, los diseñadores siguen inspirando sus pasarelas en la elegancia innata de Bessette: Roberto Verino la convirtió en su musa para su última colección otoño-invierno; lo mismo que Ports 1961, Alexander Wang, Burberry y Maryam Nassir Zadeh.

La colección de bolsos vintage de Coach será un must have de tu outfit

Previous article

Fomenta la espiritualidad en tus hijos y reconoce sus sentimientos

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *